Tratamiento Células madre - Cambia tus células envejecidas y dañadas por una nuevas


Las células madre son aquellas que tienen la capacidad de auto-renovarse o bien de continuar la vía de diferenciación para la que están programadas y, por lo tanto, producir células de uno o más tejidos maduros, funcionales y plenamente diferenciados.

A partir de los descubrimientos realizados sobre las características de las células madre, la ciencia cosmética ha estudiado sus aplicaciones a productos destinados al cuidado de la piel.

Sus funciones primarias son reponer las células senescentes y regenerar los tejidos dañados, es decir: reemplazar las células envejecidas y dañadas.

El envejecimiento produce una disminución del número de células madre. Además, el deterioro de la calidad del entorno de estas células limita su potencial regenerador. Asimismo, la radiación UV y otros factores de estrés ambiental o intrínseco afectan negativamente la vitalidad y actividad de este tipo de células. En la piel, todo esto se manifiesta como pérdida de firmeza, elasticidad y lozanía.

Las células madre de la piel poseen la capacidad de diferenciarse de otros tipos celulares del mismo tejido. Sin embargo, atraviesan numerosos ciclos y divisiones celulares manteniendo el estado indiferenciado. Sus funciones primarias son reponer las células senescentes y regenerar los tejidos dañados, es decir: reemplazar las células envejecidas y dañadas.

Lo que en cosmética llamamos habitualmente “productos con células madres”, son en realidad EXTRACTOS DE CÉLULAS MADRES DE ORIGEN VEGETAL cuya función es reemplazar y colaborar con los elementos de nuestras propias células madres que se “desgastan al funcionar”. Importantes elementos que aportan las células madres cosméticas, son las Sirtuinas, estas moléculas actúan con funciones protectoras a nivel celular. Las células madre vegetales protegen el entorno de las células germinativas y optimizan su potencial de renovación. Son células no especializadas cuyo único objetivo es la reproducción.

Los últimos estudios realizados sobre las células madres demuestran que éstas producen efectos benéficos en las células madre de la piel, entre los que podemos mencionar:

  • Estimulan el metabolismo celular y compensan los cambios producidos por el envejecimiento, las radiaciones UV, la contaminación, el estrés, etc.
  • Poseen propiedades regeneradoras que logran mantener la piel joven por más tiempo.
  • Conservan y protegen la vitalidad de las células madre de la piel.
  • Contienen factores epigenéticos que regulan la actividad de los genes y la función de las células madre de la piel.
  • Mejora del sistema inmunológico
  • Reducción de la apoptosis o muerte celular.
  • Estimulan la diferenciación de las células madre del propio paciente.
  • Neo-angiogenesis (el crecimiento de vasos sanguíneos, lo cual supone un aumento de la circulación sanguínea a las áreas dañadas)
  • Reducción de la cicatrización.
  • Mejora de la conducción de señales eléctricas y transducción.

¿Qué son las células madre?

El cuerpo humano contiene cientos de diferentes tipos de células que son importantes para nuestra salud diaria. Estas células son responsables de mantener nuestros cuerpos en funcionamiento cada día, para hacer que nuestro corazón lata, que nuestro cerebro piense, que nuestros riñones limpien la sangre, para reemplazar las células de nuestra piel a medida que se renueva, etcétera. La función especial de las células madre es la de formar todos estos otros tipos de células. Las células madre son las proveedoras de nuevas células. Cuando las células madre se dividen pueden hacer más de sí mismas o más de otros tipos de células. Por ejemplo, las células madre de la piel pueden formar más células madre de piel o pueden formar células diferenciadas de la piel que tienen trabajos específicos como producir el pigmento melanina.

¿Por qué las células madre son importantes para su salud?

Cuando se lesiona o enferma, sus células se dañan o mueren. Cuando esto sucede, las células madre se activan. Las células madre tienen la tarea de reparar los tejidos dañados y sustituir las células que mueren rutinariamente. De esta manera las células madre nos mantienen sanos e impiden el envejecimiento prematuro. Las células madre son como nuestro propio ejército de médicos microscópicos.

¿Que clases de células madre podemos encontrar?


Las células madre vienen en muchas formas diferentes. Los científicos creen que cada órgano de nuestro cuerpo tiene su propio tipo específico de células madre. Por ejemplo, nuestra sangre viene de células madre de la sangre (también conocidas como hematopoyéticas). Las células madre también están presentes durante las etapas tempranas del desarrollo humano, y cuando los científicos cultivan éstas, se denominan “células madre embrionarias”. La razón por la que los científicos están entusiasmados con las células madre embrionarias es que el trabajo natural de las estas células es el de construir todos los órganos y tejidos en el cuerpo durante el desarrollo humano. Lo que esto significa es que las células madre embrionarias, a diferencia de las células madre adultas, pueden ser dirigidas potencialmente a la formación de casi cualquier otro tipo de los cientos que existen de células humanas. Por ejemplo, mientras que la célula madre sanguínea sólo puede formar sangre, una célula madre embrionaria puede formar sangre, hueso, piel, cerebro, y así sucesivamente. Además, las células madre de embriones son programadas por la naturaleza para formar tejidos e incluso órganos, mientras que las células madre adultas no lo son. Esto significa que las células madre embrionarias tienen una mayor capacidad natural para reparar los órganos enfermos. Las células madre embrionarias se producen a partir de embriones de unos pocos días de edad, sobrantes de tratamientos de fertilización in vitro, material que si no es utilizado es desechado.

¿Quė son las iPS o células madre pluripotentes inducidas?

Los científicos y los médicos están entusiasmados con este nuevo tipo de células madre llamadas células “iPS”. La razón de nuestro entusiasmo es que las células iPS tienen casi las mismas propiedades que las células madre embrionarias, pero no provienen de un embrión. Por lo tanto, no hay consideraciones éticas con respecto a las células iPS. Además, las células iPS se producen a partir de células somáticas (que no son células madre) del propio paciente, lo que significa que las células iPS podrían ser devueltas al paciente sin riesgo de rechazo inmunológico, que es un problema importante con cualquier trasplante de células madre.

Av. Andrés Q. Roo Esq. Kabah Residencial Alborada Mza. 4 Lt. 32 S.M. 44

(998) 884 4545 - 892 4320

info@acnefacialescancun.com

COPYRIGHT CLINICA ACNE, FACIALES Y SPA 2014. DISEÑADO POR Utopía Software.
AVISO DE PRIVACIDAD